Académicos realizan rodaje extremo a 4.400 msnm para Museo Interactivo Digital Diego de Almagro

Marcelo Raffo, de Cine, y Alan Muñoz, de GTC, estuvieron cuatro días en la alta montaña registrando material audiovisual.

Un rodaje extremo a más de cuatro mil 400 metros sobre el nivel del mar realizaron los académicos Marcelo Raffo, de Cine, y Alan Muñoz, de Gestión en Turismo y Cultura, quienes durante cuatro noches estuvieron en la alta montaña, registrando material audiovisual para el proyecto del Museo Interactivo Digital, MIDA, de la comuna de Diego de Almagro, en la Provincia de Chañaral.

La ruta realizada por los académicos se inició en el Salar de Pedernales, para luego tomar el lecho del río Leoncito internándose hacia la cordillera por el río Juncalito, hasta la bifurcación con el río Negro y llegar a sus termas, cuyas aguas alcanzan una temperatura de 44 grados.

Ya en el Salar de Piedra Varada, a unos cuatro mil 400 metros sobre el nivel del mar, algunos de los integrantes del equipo sufrieron con el mal de altura, pero pudieron continuar, bajando por la Quebrada de Aliste, para luego visitar la Quebrada Doña Inés Chica, donde aún quedan vestigios de asentamientos Coya.

El profesor Marcelo Raffo, director audiovisual de la iniciativa, explica que “realizar un rodaje extremo en la alta montaña implica trabajar en condiciones de fuerte viento, bajas temperaturas en la noche y altas en el día, por lo que se requiere de equipamiento adecuado”.

“Realizamos imágenes tradicionales con cámaras de video y cine digital, pero también utilizamos equipos aéreos a los cuales conectamos una cámara que graba en 360 grados, para emular una experiencia de realidad virtual”, agrega.

Raffo indica que “todas estas imágenes del patrimonio natural de la comuna de Diego de Almagro nos permitirán generar en el montaje diversos relatos audiovisuales para dejarlos a disposición de la comuna y del Museo Interactivo, los cuales se van a proyectar en pantallas 2D, en cine tradicional y en tecnología de realidad virtual”.

En tanto, Alan Muñoz, director alterno del proyecto, destaca que “la iniciativa surge de una necesidad de generar procesos de creación de identidad en la comuna, reconocidos por sus propios habitantes. Mediante innovación social se propone combinar la tecnología y el patrimonio para abrirse a otras diversificaciones productivas como el turismo”.

“El objetivo es desarrollar un proceso que permita a la comuna darse a conocer en el escenario regional, porque está perdida en el medio del desierto, aportando las nuevas generaciones de niños y adolescentes en la creación de identidad, para que se reconozcan en su patrimonio y lo pongan en valor, fortaleciendo la creación del desarrollo del turismo a través de la cultura y el patrimonio, donde el museo va a responder a todas a esas brechas en el territorio”, añade.

Según el académico, el proyecto “se desarrolla en cuatro líneas fundamentales: la minería, desde los indígenas hasta los pirquineros actuales y la gran industria; la historia del lugar y sus habitantes, con una reconstrucción de lo que fue Pueblo Hundido hasta la visión futura de los habitantes actuales; el territorio, sus atractivos naturales y patrimonio, la geomorfología, el clima, la altura y zona de las pampas, para finalizar con las culturas indígenas, el Kapag Ñam y los primeros habitantes”.

CINE UV en Twitter