Estudiar cine al otro lado del mundo

Impresiones de una de nuestras estudiantes de intercambio. Katharina Hoffmann, Universidad de Konstanz.

En Alemania estoy acostumbrada que la mayoría de las clases en la universidad son muy teóricas. En géneral uno aprende a trabajar de una manera científica pero se presta poca atención a la práctica. Admito que no estudio cine en Alemania sino "Literatura- Arte - y Medios" pero en general este estudio de humandidades tiene más que ver con estudiar a los grandes sabios que por ejemplo aprender la técnica de una cámara y realizar un corto. Por esta razón aproveché la ocasión y elegí unas clases que proporcionaba una gran parte de práctica.

En la clase con el título "Sonido y postproducción sonora" me mentalizó la gran importancia que tiene el sonido de una película y que muchas veces es dejado de lado. En realidad el sonido esta divido en varios elementos (diálogos, música, foley, ambiente y efectos). Si uno de los elementos está en desequilibrio, puede destruir la ilusión completa de lo que la película quiere evocar y la obra resulta poco realista. Por eso se necesita mucho trabajo en la postproducción sonora para obtener una buena mezcla y de esa manera un buen resultado de sonido. Además los estudiantes conocieron los diferentes tipos de micrófonos que hay que utilzar según su uso correspondiente.

En la clase de "Fotografía" era bien dividido entre la teoría y los ejercicios prácticos con la cámara. En este sentido uno pudo experimentar y presentar sus resultados. Me gustó mucho que la clase era para principantes porque aprendimos como se utiliza los distintos parámetros de la cámara para crear ciertos efectos. En excursiones a traves de Valparaíso los estudiantes tuvieron la posibilidad de poner lo aprendido directamente en práctica.

Detrás del nombre "Taller integrado II" se esconde el cine real. Eso quiere decir que desde el principio los profesores nos pidieron filmar escenas y presentarlas delante de la clase. En las academias de cine en Alemania los profesores esperan que los estudiantes sepan por adelante el como se produce un corto. Ahí es criterio de aceptación y los estudiantes tienen que postular con su propia película.

En la Escuela de Cine de la Universidad de Valparaíso uno puede comenzar de cero. Por eso los primeros intentos pueden ser también con el celular. Cuando la técnica profesional entra en juego yo personalmente hubiera deseado un poco más de explicación pero acá uno aprende haciendolo. El desafío final era la producción de un corto de diez minutos en grupos. Nunca pensé cuál era la importancia que tiene una buena preparación y distribución de departamentos para que uno obtenga un buen resultado. Aquí me gustó que los profesores nos ayudaran cuando tuvimos problemas, por ejemplo con la técnica. La regla fundamental es,"Nunca dejarlo", siempre se encontrará una solución.

El sentimiento general en la universidad era más como en una escuela dónde los profesores entienden de su trabajo como también de educar a los estudiantes. Sin embargo la relación entre profesor y estudiante no era jerárquica sino amistosa.

En resumen el semstre en la Universidad de Valparaíso era como un semstre práctico para mi y aparte de los diferencias culturales como la puntualidad alemana, por lo que somos conocidos y que en Chile los Alemanes la tienen que compensar con mucha paciencia, me encontré muy bien y aprendí mucho.

CINE UV en Twitter